banner
Según Wikipedia, «Big Four es el término en inglés utilizado para referirse a las cuatro firmas más importantes del mundo en el sector de la consultoría».

Aunque este grupo no es un club cerrado, se ha mantenido bastante estable a lo largo de los últimos años. Si trabajas en una gran compañía seguro que ya les conoces. Si no, habrás oído hablar de ellas.  

Como anticipo en el título, trabajar con estas empresas tiene una serie de ventajas. Y un solo inconveniente. Uno solo pero que en el mundo de la Analítica Avanzada y la IA resulta capital.  

Es tan importante, que supera con creces a las ventajas.   Empecemos por los puntos positivos:  

UNO.
Son grandes. Muy grandes. Tienen oficinas por todo el mundo; lo que les da acceso a equipos, empresas e Instituciones prácticamente en cualquier país. Si tu empresa es global, resulta más cómodo trabajar con una sola marca que con una constelación de partners locales.    

Cada delegación de la Big Four en cada país trabaja de manera independiente. Incluso pueden llegar a ser empresas diferentes. Pero el paragüas de la marca es el mismo. ¿Esto asegura la misma implicación de las oficinas a nivel global que la oficina con la que firmaste el contrato?… Pues no. Pero te jurarán y perjurarán que son un solo equipo.  

DOS. 
Cuentan con una gran marca. Invierten enormes sumas de dinero en marketing, eventos e imagen corporativa. Nadie te podrá echar en cara haberles elegido. No hay riesgo. Todo el mundo en la empresa les conoce y sabe que son los más grandes. Quizás no son los mejores para lo que necesitas, pero sí los más grandes.  

TRES.
Tienen acceso a un gran talento. Están presentes en las ferias de empleo de las grandes universidades. Son capaces de atraer a los mejores de cada promoción. Muchos entran con la ilusión de formar parte de un gran equipo pero en pocos años, incluso pocos meses, dan el salto a otra compañía.    

Si estás en una empresa que asume que el 90% de sus trabajadores abandonará la compañía en los siguientes 2 años, tu compromiso baja. Normal. El compromiso tiene que ser de ida y vuelta.   

Y ahora el inconveniente:   

UNO SOLO:   

No son especialistas.    

¿Simple? Muy simple. Pero a la vez, fundamental.   Ser especialista supone conocer tan bien tu área de expertise que, o estás continuamente demostrando el valor que aportas o desapareces. No hay otras líneas de negocio que puedan cubrir tus pérdidas.

Lo saben muy bien las fruterías, pescaderías y carnicerías a la puerta del Mercadona.  

Eso nos obliga a demostrar que la confianza que cada cliente deposita en nuestra compañía ha merecido la pena. Cada cliente, cada proyecto es el más importante. Y eso se aprecia en las distancias cortas.  

Un compromiso también hacia adentro. Necesitamos contar con el mejor talento en Analítica Avanzada. Atraerlo y retenerlo. Y ahí tenemos ventaja. Ofrecemos un proyecto ilusionante, de largo plazo.   

Porque la Analítica Avanzada y la Inteligencia Artificial son palancas clave para la competitividad. Pero requieren de «agentes del cambio». Empresas capaces de conseguir que las grandes empresas de nuestro país avancen por esta senda. De manera integral. Desde la calidad del dato a la mejora de los procesos de negocio utilizando herramientas de analítica e IA.  

Socios con un mismo objetivo: Ser más competitivos. 

Encantados de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA