banner

La semana pasada nos hicieron una entrevista para el periódico El Correo. 

Zigor Aldama acaba de volver a casa después de pasar 21 años en China. Como periodista, ha vivido de primera mano la transformación del gigante Asiático y tiene un gran conocimiento del impulso que se le ha dado a la IA en aquel país. 

En julio de 2017, el Consejo de Estado chino publicó la estrategia nacional para el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Con el nombre “Plan de Desarrollo de Inteligencia Artificial de Nueve Generación”, China aspira a ser el líder mundial de IA en el año 2030 y a generar una industria de 150 billones (americanos) de dólares.  

Con una visión propia del uso de los datos y la Inteligencia Artificial, en estos 4 años China ha conseguido desarrollar tecnología comparable al de las empresas líderes en Estados Unidos. En el año 2020, China ha incrementado sus publicaciones científicas sobre IA en un 34,5%. Es el país que más “papers” publica sobre el tema; aunque EE.UU. sigue siendo el país más citado, es cuestión de tiempo. 

Volviendo a la entrevista. 

Hay una idea que subyace en todo el artículo. La necesidad de cambio. 

Cambiar o morir. 

Porque los datos y la Inteligencia Artificial van a transformarlo todo.  

Deep Blue ganó al campeón mundial de ajedrez Gary Kaspárov en 1996. 10 años después, AlphaGo consiguió derrotar a Lee Sedol campeón mundial de Go. El Go es un juego parecido al ajedrez muy popular en Asia. Parecido, pero infinitamente más complicado.  

Las combinaciones en el Go son tantas que es imposible aplicar el enfoque de “fuerza bruta” que usó Deep Blue. Como no es posible calcular todas las jugadas potenciales, es necesario inferir en cada momento qué movimientos tienen una mayor probabilidad de ganar la partida. IA en estado puro. 

Desde entonces, los grandes campeones de ajedrez y Go se entrenan utilizando este tipo de programas. Si quieres ser un pro, puedes apostar por el método tradicional: Ignorar el uso de la tecnología porque crees que no lo necesitas y seguir entrenándote como si la Inteligencia Artificial no existiera. ¿El resultado? Ya te lo puedes imaginar. 

En la empresa ocurre algo parecido. Necesitamos directivos capaces de entender la IA. Capaces de analizar las implicaciones que tiene la IA para su modelo de negocio y empezar a “entrenar” a su organización en el uso de los datos y la Inteligencia Artificial.  

Al igual que los campeones de Go son capaces de mejorar su juego gracias a AlphaGo, el directivo debe de ser capaz de mejorar sus procesos, entender mejor a su cliente y anticipar sus necesidades gracias a la IA. Palancas clave de su competitividad. 

La IA no es un problema del tecnólogo de la empresa. Es un problema del directivo. Ser capaz de hacer un diagnóstico de la empresa en relación al uso de los datos. De marcar una visión hacia la que quiere llevar la empresa gracias a los datos y de poner en marcha las medidas necesarias para lograr hacer ese cambio de forma exitosa. 

Una estrategia del dato. Ni más ni menos. 

Bien. 

La buena noticia es que no tienes que hacerlo solo. En DECIDATA podemos ayudarte. 

Adaptándonos al grado de madurez en datos de tu empresa. De forma global. Desde la Calidad y la Gobernanza de tus datos a la puesta en marcha de soluciones basadas en IA. Mejorar tu posición en el mercado gracias a los datos. Tus competidores ya lo están haciendo. 

Como dice mi socio, Gonzalo Artiach, en la entrevista “Siempre nos resistimos al cambio. Una minoría lo abraza por inspiración, pero la mayoría lo hace por desesperación. No hay nada más complicado que hacer las cosas de forma diferente”


Encantados de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA