banner

Contar con datos de calidad es una condición indispensable para tener buenos algoritmos. 

Sin buenos datos no hay Inteligencia Artificial. O peor aún. Hay una mala Inteligencia Artificial. Y de ahí problemas de sesgos, explicabilidad, etc. 

Pero, ¿qué es antes,.. el huevo o la gallina? Porque lo de la Calidad de Datos está muy bien, pero a ver cómo obtienes la financiación para un proyecto de datos sin haber demostrado el retorno de la inversión. Esa conversación con el Director Financiero en la que tú le explicas las bondades y lo importante que son los datos para el futuro de la compañía y él te mira pensando “show me the money” 

De ahí el rollo del fontanero. Si has hecho obras en casa ya sabrás que es el gremio más importante. Y el que menos luce. 

Contar con una buena instalación te evitará grandes problemas. Piensa en qué pasa si no lo haces: bajo caudal cuando te estás duchando, atascos al dar la bomba, humedades… un lío. 

Y si todo funciona bien, nadie se acuerda del fontanero. Solo de lo bonito que te ha quedado el baño. 

Como todo en la vida es cuestión de equilibrio. No puedes poner unas tuberías de oro y esperar que solo por tener una buena instalación esté todo resuelto. Hemos visto muchos clientes con una infraestructura totalmente sobredimiensionada que se quejaban de que no le sacaban partido a los datos. 

Así que se trata de mostrar lo bonito que está quedando el baño a medida que lo vas haciendo. Conectarlo todo con mangueras y enseñar que funciona.  

Complicado.  

Enseñar la patita que decía mi abuela. Desde el principio.  

Si eres capaz de hacerlo bien, el resultado es espectacular.  

Porque cuando eres capaz de medir el retorno, objetivamente, no hay discusión.  

Gracias a los datos se han generado X euros para la compañía. Mucho, poco o mediopensionista, pero ahí está el dato.  

Y entonces dices, bueno pues voy a usar una parte de lo generado para hacer el siguiente proyecto de datos. Y el financiero te mira y te dice: así sí. 

De modo que el segundo proyecto es más fácil de justificar. Y el tercero más aún…  

Pero cuidado, porque siempre hay algún hater en la empresa esperando a que algún proyecto salga mal. Y siempre sale alguno mal. 

Y entonces aparecen los de “ya sabía que esto iba a pasar…” Si esto ocurre muy pronto, se acabó. Game Over. 

No hay manera de retomar el vuelo. Te han ganado la partida. Se generan unos anticuerpos que van a anular cualquier iniciativa similar. Hasta que no les quede otra opción.  

Pueden pasar años. 

Por eso es tan importante apoyarte en especialistas para empezar este proceso. Porque no puedes permitirte darle la razón al hater.  

Y menos aún cuando es tan fácil como mandarnos un mail con el asunto “Fontaneros”: Esa será nuestra palabra clave. Escríbenos y acudiremos en tu ayuda.  

Te enseñaremos cómo lo hemos hecho en otras empresas parecidas a la tuya. Y, sobre todo, cómo lo haríamos si estuviéramos en tus zapatos.  

Contratarnos o no, ya es decisión tuya. 

Encantado de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA