banner
Cuando creamos DECIDATA en el año 2015, nos obsesionaba construir los mejores modelos de IA. Ser capaces de generar predicciones con el mayor «accuracy». Lo más parecido a contar con una «bola de cristal»  

El resto no importaba. Las mejores predicciones o morir en el intento.  

Una exigencia autoimpuesta por las ganas de demostrar lo que el equipazo que formábamos DECIDATA éramos capaces de hacer. En un mundo tecnológico como la IA, queríamos demostrar que podíamos jugar la «Champions League» de la Ciencia de Datos.  

Con el tiempo nos hemos dado cuenta de que no necesitamos demostrar lo buenos que somos continuamente. Nuestro trabajo habla por sí mismo. Somos especialistas y sabemos lo que hacemos cuando desarrollamos un proyecto de Ciencia de Datos. Sin estridencias. Jugar al máximo nivel con la tranquilidad de la experiencia.  

Y lo más importante, la IA no se trata de tecnología.   

No es tecnología.   

No.  

Es negocio.  

Y lo digo después de haber participado en un gran número de proyectos de IA. En diferentes sectores. Con diferentes clientes.   

La tecnología por sí misma no sirve para nada. Si no va a tener impacto en tu negocio, es mejor ahorrarte el tiempo y el esfuerzo.    De perogrullo.   

Me sigue alucinando que cuando se habla de tecnología muchas veces se nos olvida. Parece que importa más contar que se está usando una red neuronal, que centrarse en cómo va a mejorar los procesos de tu empresa. Muchos clientes y competidores siguen cayendo en la misma trampa. Priorizar el aspecto tecnológico sobre el negocio.  

Lo que marca la diferencia en un proyecto de IA. Lo realmente diferencial. Es la implantación. Una implantación que debe empezar con una buena definición del problema que hay que solucionar. La famosa pregunta. Es un tema tan obvio. Y tan poco tratado, que hemos tenido que desarrollar nuestra propia metodología. La Clínica del Dato.  

Luego viene el desarrollo tecnológico. Por supuesto que es necesaria la tecnología. Ser capaces de desarrollar modelos basados en IA. No vendemos ilusión.  

Y por último, la integración en la empresa. En primer lugar la tecnológica, es decir, que el modelo funcione en la infraestructura de la compañía. Que haga lo que tenga que hacer cuando lo tiene que hacer. Como cualquier otro software. Salir del laboratorio para que funcione dentro de los sistemas de la empresa.  

Pero hay una segunda integración. Más sutil y más complicada. Que no todas las empresas ponen en marcha. El proveedor tecnológico considera que ése es un tema que le corresponde al cliente. Él ya ha hecho el desarrollo, que bastante complicado ha sido. Pero, qué pasa cuando el cliente no sabe qué hacer con un modelo de IA.  

La integración en negocio.  

Realmente no sé ni si existe el término. Lo que sí que sé es que marca la diferencia. Pasar de tener una nueva herramienta en la empresa basada en IA a transformar la forma en la que se trabaja para sacarle el máximo partido a los datos. Porque hay un aspecto ligado a la transformación en todo proceso de datos. Está tan manido el tema de la transformación que no me gusta hablar de ello. Pero es importante.  

Es tan importante que puede ser la diferencia entre el éxito o el mayor de los fracasos.   

Un concepto de solución completa. De acompañamiento en el desarrollo del proyecto. Desde su concepción a la puesta en marcha en la compañía. Y de compromiso. De compromiso con el resultado obtenido. Y no solo con el desarrollo tecnológico. Pasar de construir muros por metros a entregar soluciones llave en mano.   

Bien. 

En DECIDATA nos dedicamos a ayudarte en la gestión completa de tus datos. Desde la Calidad y Gobernanza hasta la definición de una Estrategia del Dato. Lo llamamos el DATAPLANNING. Una hoja de ruta detallada y por etapas con la que mejorar la gestión de tus datos e ir incorporando técnicas avanzadas de análisis de datos. Adaptándonos a tu ritmo. Y de manera global.

El cuarto punto de nuestro DATAPLANNING es la construcción de soluciones completas de AI. Trabajamos mano a mano con tu equipo para identificar y desarrollar los casos de uso con mayor potencial. Desde la definición del problema de negocio al desarrollo de la plataforma tecnológica. Asegurando la integración en negocio y evaluando el impacto. En euros. 

Con una metodología basada en nuestra experiencia. En empresas y sectores parecidos al tuyo. Anticipando los problemas y asegurando el éxito del proyecto. 

Pero, ¡cuidado!. El primer paso para generar el cambio es querer cambiar. Y eso depende solo de ti. Nosotros solamente podemos ayudarte a que sea un éxito. 

Encantados de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA