banner

Los fondos de inversión son empresas dedicadas a invertir en otras empresas, mejorar sus procesos y vender con una plusvalía. 

Tan sencillo. Tan complicado. 

Una presión continua por mejorar el EBITDA y la valoración de la empresa.

Si tu empresa ha sido invertida por un fondo, sabrás a lo que me refiero.

Hay dos formas de enfocar esta situación. Luchar contra la realidad y quejarte de que las cosas ya no son como antes, o aceptar el hecho de que las cosas ya no son como antes y aprovechar para cambiar la forma en la que has trabajado hasta ahora.

Porque los fondos son también un motor de transformación. Trabajan con muchas empresas diferentes y trasladan las mejores prácticas de una organización a otra, de un sector a otro sector. Y cuando trabajas con gente inteligente lo que suele ser una buena idea es abrir bien los ojos y aprender. 

Bien.

La tecnología es una de las palancas que usan los fondos para conseguir eficiencias. Permite automatizar muchos procesos, lo que ayuda a reducir los costes. 

Y sí, provoca despidos. Si un puesto de trabajo puede ser realizado por una máquina a un menor coste será automatizado. Ha sido así desde la revolución industrial. Pero no hay que perder de vista los nuevos puestos de trabajo que se generan.

Schumpeter lo llamaba la “destrucción creativa”

¿Ingeniero de datos? ¿Científico de Datos?¿Traductor de Negocio? Si hace 10 años me dices que ese es el tipo de perfiles con los que iba a estar trabajando en mi día a día, te hubiera dicho que no sé de qué me hablas. 

Lo que es interesante sobre los datos y la Inteligencia Artificial es que, además de ayudar a optimizar procesos, generan una mayor valoración de la empresa. Una compañía basada en datos vale más que otra compañía que no lo está. 

Cualquier inversor va a preferir una empresa en la que existen procesos para la obtención, tratamiento y utilización de los datos de sus procesos y clientes frente a una que no los tiene. 

Saber quiénes son tus clientes, lo que necesitan y ofrecérselo antes de que te lo pidan supone ir un paso por delante de tus competidores. 

Y cuando coges cierta distancia de tu competencia, dejas de estar preocupado por tu supervivencia para centrarte en lo que realmente necesita tu cliente. Y ahí puedes probar nuevas propuestas que te ayudarán a aumentar tus ventas. Algunas funcionarán, otras no pero estarás haciendo cosas que otros no hacen y en el largo plazo el mercado lo reconocerá.

Déjame que acabe con un ejemplo.
Goiko Grill es una cadena de hamburguesas fundada por un médico venezolano en el año 2012. A partir de un pequeño local consiguió llegar a facturar 60 millones de euros antes del a pandemia. Y en 2018 le vendió el 80% de la compañía a un fondo con una valoración de 150 millones.

En 5 años multiplicó por 3.000 el valor de su empresa. Una valoración muy por encima de otras cadenas similares.

Pero claro, desde su origen los datos han tenido un papel fundamental en la empresa. Un control exhaustivo del ticket medio, el índice de rotación de sus locales, la capacidad media de cada restaurante, su localización… 

La toma de decisiones basadas en datos permite explicar por qué se toman ciertas decisiones. Compartir tu proceso mental y abrirte a la opinión de otros. Medir el resultado y aprender en el proceso te permite conseguir cosas que otros no hacen.

Y eso sí que es diferencial. 

Encantado de tener una conversación.


Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA