banner

No es una newsletter comercial, son pequeñas
historias en torno al mundo de los datos que enviamos una vez por semana

Lo unico que necesitamos es tu email.


Y si prefieres que te contactemos, vamos a necesitar algún dato más (no obligatorio)


Slide img img img img img

Esta semana visitaba a mi abuela en la residencia para mayores donde vive. Y tuve una conversación con ella. Una de esas conversaciones que te hacen ver las cosas desde otra perspectiva.

En los próximos años se abre una gran ventana de oportunidad para la Inteligencia Artificial.

Esta semana visitaba a mi abuela en la residencia para mayores donde vive. Y tuve una conversación con ella. Una de esas conversaciones que te hacen ver las cosas desde otra perspectiva.

Hay una verdad absoluta en el mundo de los datos y la Inteligencia Artificial. Si no hay datos, no hay algoritmo. Y cuanto más complejo el algoritmo, más datos necesitas.

En las últimas news hablaba del programa de ayudas que el Gobierno Vasco publicará la semana que viene para fomentar el desarrollo de proyectos de IA en la empresa.

Tendemos a pensar que necesitamos tener todo perfectamente atado para lanzarnos a hacer algo nuevo. Todavía más si se trata de algo tan novedoso y tan tecnológico como la Inteligencia Artificial.

Muchas empresas nos preguntan cómo pueden empezar a usar sus datos. Son conscientes de la importancia de aplicar la Analítica Avanzada en sus procesos para seguir siendo competitivos. No ya para superar a sus competidores, sino para no ser adelantados por la derecha. Porque los datos ya han dejado de ser un elemento diferencial. Un arma secreta.

Junio siempre es un mes muy activo, ya que hay que cerrar temas antes de verano. Y el día solo tiene 24 horas.

Cuando uno piensa en qué empresas están utilizando algoritmos, instintivamente, nos vienen a la mente Google, Facebook y Netflix. Pero también hay Pymes que están aplicando esta tecnología con éxito.

En marzo de 2021 publicamos un reto de datos en Kopuru (www.kopuru.com) con una pregunta clara y directa.

as boy bands fueron un fenómeno en los años 90 y 2000.

La única regla es que esté relacionado con nuestro mundo. Y que pongas en común lo aprendido con el resto del equipo.

Hacer un algoritmo es fácil. Unas pocas líneas de código son suficientes. Hay incluso plataformas que te automatizan todo el proceso. Subes los datos, eliges el modelo y obtienes un resultado. Y pagas solo por lo que usas. Lo llaman 'AutoML' (auto-machine-learning)

La semana pasada nos juntamos gran parte del equipo DECIDATA para pasar un día juntos.

Si hay que buscar una palabra para definir cómo tiene que ser la Inteligencia Artificial en una empresa es ÚTIL.

perimetral he aprovechado para conocer rincones cercanos. A veces los tienes tan cerca que son otros los que te descubren pequeñas maravillas.

Hace referencia a aquellos algoritmos en los que no se puede explicar por qué han llegado a un resultado concreto. Cuando un coche autónomo decide hacer un giro, están influyendo muchísimos factores al mismo tiempo: la ruta del gps, el radar para detectar obstáculos alrededor del vehículo, la cámara que identifica un semáforo, etc. La decisión se realiza teniendo en cuenta todos ellos. Y es imposible saber cuál es el que ha determinado el giro.

Zigor Aldama acaba de volver a casa después de pasar 21 años en China. Como periodista, ha vivido de primera mano la transformación del gigante Asiático y tiene un gran conocimiento del impulso que se le ha dado a la IA en aquel país.

Abres Linkedin y aparecen un montón de webinars con ponentes en los que su rol es ser «experto en IA» Seguramente antes lo fueron de Innovación y antes aún de Gestión del Conocimiento, Servitización o de cualquier otro concepto que en su momento sonara a novedoso. Es lo que se llama «evangelización». Es decir, coger un tema de moda y hacer un refrito de conceptos para compartirlo con el público en general.

Antes de la pandemia me apunté a un barco en el que hacía falta tripulación y todos los domingos salimos a la mar. Ya había tenido un pequeño raquero de fibra que nos duró dos veranos. Sin ninguna preparación disfrutamos muchísimo el primer año. En invierno nos vinimos arriba con el taller de reparaciones y acabamos haciéndole un agujero. El barco acabó en el fondo del puerto.

Tarde o temprano acabarás incorporando a una persona con perfil analítico que lleve el área de los datos. Y a esa persona le seguirá otra. Y sin darte cuenta contarás con un Departamento de Analítica Avanzada en tu empresa.

Cuando creamos DECIDATA en el año 2015, nos obsesionaba construir los mejores modelos de IA. Ser capaces de generar predicciones con el mayor «accuracy». Lo más parecido a contar con una «bola de cristal»

Inteligencia Artificial para curar el cáncer. Inteligencia artificial para predecir el número de camas UCI necesarias en un hospital. Inteligencia Artificial para hacer vino. Inteligencia Artificial para decirte qué ropa te tienes que poner por la mañana según tu estado de ánimo…

El ser humano necesita comprender cómo funcionan las cosas para mejorar. Siempre que quieras mejorar, claro. Si tu aspiración en la vida es seguir haciendo lo que haces ahora, de la forma en que lo haces ahora y hasta que te jubiles… Entonces no. De nada sirve echarle luego la culpa al robot que te ha quitado el trabajo.

Muchos directivos están convencidos de que la Ciencia de Datos puede ayudarles a ser más competitivos. Incluso cuentan con una buena calidad de sus datos. Pero desconocen cómo utilizarlos para mejorar sus procesos.

La gestión de los Datos Maestros es una gran desconocida. Y sin embargo es la base para poder construir una estrategia de datos eficaz.

Implantar la Analítica Avanzada en tu empresa es lo más parecido que hay a un viaje. Y como todo viaje, comienza en el momento en el que tomas la decisión de que vas a hacerlo. Semanas, meses, e incluso años antes de coger el avión. Cuando estás buscando información sobre los sitios que visitarás. Cuando quedas para preparar el viaje tomando una caña…

Año 2019 y tu empresa cierra un gran resultado. 2020 se presenta como un año para seguir creciendo. Las perspectivas son buenas. Tienes una posición fuerte en el mercado y estás pensando en cuál debe ser el siguiente paso para seguir distanciándote de tus competidores.

Enero es el mes de los propósitos. Apuntarte al gimnasio, bajar los kilos que has ganado en navidades, suscribirte a una ONG, apagar el ordenador a las 20:00 y pasar más tiempo con tus hijos… Todos los hacemos. Aunque nunca los cumplamos del todo.

Si hay un gurú en torno a la Inteligencia Artificial al que puedo decir que sigo de verdad es Andrew Ng. El profesor Ng equilibra como pocos su faceta investigadora con el desarrollo de proyectos en la empresa privada.

Como en la canción de María Cristina. Independientemente de lo que diga la gente.

Según Wikipedia, «Big Four es el término en inglés utilizado para referirse a las cuatro firmas más importantes del mundo en el sector de la consultoría».

Una pregunta que dé respuesta a un problema de negocio. Y tiene que ser una pregunta muy concreta. La Inteligencia Artificial es muy buena respondiendo preguntas específicas y muy mala respondiendo a planteamientos generales.

El Diario El Correo ha organizado el primer foro DigitalTek. Un evento que aspira a ser una referencia de las iniciativas vascas más punteras de la transformación digital.

«Alicia en el País de las Maravillas» es un libro espectacular. Si no lo has leído deberías hacerlo. En papel, en e-book, en iPad. Donde tú quieras, pero léelo. Tiene grandes lecciones para la vida.

Las encuestas anticipaban la victoria de Joe Biden. Por muy poco, pero todas daban por ganador a Biden.

Los datos no dicen nada. Sin un contexto que les dé sentido no son más que cifras.

Empiezas con un proyecto pequeño. A modo de prueba. Evaluar si los datos pueden ayudarte a mejorar un proceso o a conocer mejor a tu cliente. Nada del otro mundo. Esos proyectos en los que aunque no obtengas nada concluyente el viaje ha merecido la pena.

Sólo hay dos alternativas por las que te puedes hacer esta pregunta. Dos. Ni una más, ni una menos.

Existen muchos cursos de formación en Ciencia de Datos. Muchos, muchos.

Se trata de una gran empresa con la que llevamos colaborando varios años. Apoyándoles en la creación de un área de Ciencia de Datos. En este proceso hemos visto cómo se ha ido imponiendo el conocimiento de sus clientes como el elemento fundamental sobre el que construir una estrategia propia; un enfoque que está resultando diferencial en su sector.

En tiempos de Google preferimos las relaciones antialgorítmicas.

Hay muchas empresas que utilizan la Inteligencia Artificial (IA) en España. Ya sabes, mejores decisiones basadas en datos.

No como una necesidad trascendental. Nadie se levanta un día por la mañana y se da cuenta de que lo único que le falta en su vida para estar completo, es un científico de datos.

Hubo un tiempo en el que para entrar a Internet era necesario tener un módem que hacía ruidos muy raros antes de conectarse. Cuando las páginas tardaban en cargarse y no había redes sociales. Si sabes de que estoy hablando, seguro que tenías una cuenta de correo con Arrakis. Llegaron a tener una cuota de mercado del 15% en España. Una barbaridad. Algo que ahora sería imposible.

Hace unos años trabajamos para un cliente que se dedicaba al mundo de Google Adwords. Ellos redactaban y publicaban anuncios en Google para captar potenciales clientes. Luego otras empresas les pagaban por cada uno de esos clientes. Cristalino.

En su libro “Vida 3.0. Ser humano en la era de la inteligencia artificial”, Max Tergmark recoge un estudio sobre cuándo creen los científicos que las máquinas superarán a los humanos. Ya sabes; Terminator, Skynet y el fin de la humanidad.

Mis padres venden su piso. Y me han pedido que les ayude.

Cerramos un julio con más actividad de la esperada y comenzamos agosto con el tradicional parón estival.   Agosto es un mes a medio gas.   Estas semanas son un buen momento para reflexionar. En septiembre será tarde. Lo urgente nos va a impedir dedicar tiempo a pensar. Y pensar bien qué hacer puede ser la diferencia […]