banner
Antes de empezar un proyecto. Antes de extraer un solo dato. Hay que definir la pregunta. 

Una pregunta que dé respuesta a un problema de negocio. Y tiene que ser una pregunta muy concreta. La Inteligencia Artificial es muy buena respondiendo preguntas específicas y muy mala respondiendo a planteamientos generales.

No vale decir que quieres incrementar las ventas, o ganar más dinero, o ser la única empresa en la que piensa tu cliente… Eso es obvio. En las generalidades estamos todos de acuerdo.

El problema viene de los cientos de caminos que se te abren delante para conseguir esos objetivos.

Tomar decisiones supone elegir, pero sobre todo descartar.  

Si hablamos de Ciencia de Datos es necesario descomponer el problema en problemas más pequeños. Problemas muy fáciles de enunciar pero muy complejos de resolver. ¿Qué producto debo ofrecer a cada uno de mis clientes?¿qué máquina se va a romper en el siguiente turno? ¿qué clientes tienen mayor probabilidad de abandonar mi compañía? ¿cuáles son las variables que más influyen en mis fallos de calidad?¿qué segmentos tienen más probabilidad de comprar un producto específico?¿cuál es la demanda esperada la semana que viene?

Todas pueden ser respondidas utilizando modelos basados en datos.
Todas acaban teniendo un impacto en el negocio.  

Muy bien.   

Vuelves a tu empresa convencido. Pero sigues sin saber cómo empezar.   

La pregunta. Cómo se hace la dichosa pregunta.  

En nuestra experiencia solo hacen falta dos cosas. Dos.   

En primer lugar, un profundo conocimiento de tu negocio. Ser capaz de definir un objetivo medible y cuantifícable que permita crear valor para tu empresa. Esto tiene que venir de dentro de tu organización. Nadie conoce mejor tu sector y tu compañía que tu propio equipo.   

Y en segundo lugar, experiencia en el desarrollo de proyectos en IA. Saber si lo que se quiere hacer es posible. Muchos proyectos fracasan porque se intenta lograr objetivos que simplemente no son posibles con la tecnología actual. Sobre este punto puedes apoyarte en empresas externas. Ahorrarte tiempo y errores innecesarios. Aprendiendo de la experiencia de otros.   

Con estos dos puntos claros, no requieres de grandes inversiones para empezar.   

Un proyecto acotado. Con un impacto económico medible. En un área que no sea esencial para la empresa. El objetivo no es más que demostrar lo que los datos y la IA pueden aportar a tu empresa.  

Luego ya vendrá lo complicado. Crear un equipo propio. Desarrollar una estrategia de Analítica Avanzada para toda la compañía. Formar al resto de la organización. En definitiva avanzar hacia una empresa basada en datos.  

Bien.   

En DECIDATA somos expertos en preguntas. A partir de nuestra experiencia hemos desarrollado una metodología propia:
La Clínica del Dato.  

En la Clínica del Dato te ayudamos a ti y a tu equipo a haceros las preguntas de negocio adecuadas. Bien para descubrir y priorizar proyectos an Analítica Avanzada o bien para analizar la viabilidad de un proyecto ya definido en la empresa.   

Sin humo. Una opinión experta sobre cómo incorporar la Analítica Avanzada a tu empresa.

Encantados de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA