banner

Hoy te propongo un test. 

Un ejercicio muy sencillito para saber si tú y tu equipo estáis preparados para empezar a usar Analítica Avanzada e Inteligencia Artificial. 

Son solo tres preguntas.

Ni una, ni dos. 

Tres.

Ahí vamos.

Pregunta uno. ¿Tienes algún problema de negocio en tu empresa que estés resolviendo basándote principalmente en tu experiencia (o la de tu equipo)? Llámalo experiencia, conocimiento de negocio, business intelligence… 

Si tú, o tu equipo, dedicáis parte de vuestro tiempo a generar informes con los que luego tomas decisiones recurrentes, ese problema puede resolverse con Analytics. 

Solo la automatización de la tarea de extraer la información, cruzar las tablas y obtener un cuadro de mando ya es un valor en sí mismo. Liberas recursos y evitas errores. Tu analista ya no tiene que dedicar parte de su jornada a cruzar Éxceles con el mítico “buscar-v”

Si además, le aportas un mayor conocimiento de su proceso y la capacidad de adelantarse a que las cosas pasen, le estás aportando la mejor herramienta que le puedes dar para hacer bien su trabajo.

Segunda pregunta. ¿Existen datos en la compañía (o fuera) para apoyar esas decisiones? Ésta tiene trampa. Siempre existen datos. Entiéndeme, nunca están todos los datos para poder modelar el problema al 100% pero, sí los suficientes para mejorar el proceso actual.

Porque esto no se trata de tener una bola de cristal capaz de predecir en cada momento lo que va a ocurrir con una probabilidad de acierto del 100%. Se trata de contar con modelos que mejoren tu capacidad actual. Y medirlo. Si puede ser en euros. 

Y entonces ir donde tu director financiero y demostrarle (con datos) que merece la pena invertir en data&Analytics.

Tercera pregunta. ¿Realmente quieres resolver el problema? 

Ésta requiere que seas muy sincero contigo mismo.

Nos encontramos con muchas empresas en las que sus directivos simplemente no quieren resolver sus problemas. Llámalo resistencia al cambio. Miedo a una tecnología que desconocen o simplemente que llevan tanto tiempo haciéndolo de la misma manera que no son capaces de ver que se puede hacer de otra forma.

Por mucho caso de uso que le presentes. Por mucha subvención del 50% del coste del proyecto de la que se pueden beneficiar. Por mucha empresa parecida a la suya con la que ya hayas trabajado.

Simplemente no lo harán. 

Hasta que no les quede otra opción.

Y entonces será tarde. Porque sufrirás solo para intentar ponerte al mismo nivel que tus competidores. Un nivel al que puede ser que ya no seas capaz de llegar. Porque la inversión necesaria para ponerte al nivel será tan grade que, ahora sí, objetivamente no merecerá la pena.

Por eso es tan importante que empieces ya.

Y ahí sí, podemos ayudarte. 

Pero eres tú quien tiene que dar el primer paso.

Encantado de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA