banner
En tiempos de Google preferimos las relaciones antialgorítmicas.

Lo dice Andoni Luis Aduriz en su libro “Mugaritz, puntos de fuga». Así. En crudo. 

Y aunque se refiere a la magia de las sensaciones y las historias en la cocina, bien puede trasladarse al mundo de la empresa.

Porque a veces se pone el foco excesivamente en la tecnología: Y lo que realmente importa es el negocio.

No la tecnología. El negocio.

Y el negocio necesita contexto. Ser capaces de entender las implicaciones del uso de algoritmos en tus clientes, en tus proveedores y en tus empleados.

Los algoritmos están diseñados para lograr un resultado. Es a lo que se dedica un cientifico de datos: A marcar el objetivo y proveer los datos necesarios. Y el algoritmo aprende a cómo lograr esa meta. Él solito. Hasta hacerlo mejor que nosotros.

Lo hace tan bien, que acaba sustituyéndonos.

Pero el contexto es el terreno del directivo. Definir las preguntas a realizar e identificar los problemas a resolver. Sin contexto no sólo es un esfuerzo inútil, sino que puede generar efectos contraproducentes.

Una tecnología de doble filo. Por eso es tan importante el contexto.

Bien.

En DeciDATA somos expertos en contexto. Y en Ciencia de Datos.

Apoyamos a otras empresas a entender cómo la IA afecta a su actividad y les ayudamos a sacar el máximo partido.

A través de dos vías: proyectos de IA y formación en IA.

¿Sabes cuál es tu contexto?

Encantados de tener una conversación.

Iñaki Pertusa
Socio en DECIDATA